Noticias

¿Cómo mejorar nuestra postura mientras trabajamos?

Aprendé a prevenir los dolores corporales que pueden surgir después de estar sentada o parada durante la jornada laboral.


Las mujeres de hoy solemos tomar muchos recaudos para cuidar de nuestra salud. Modificamos hábitos nocivos, hacemos ejercicio para tonificar el sistema muscular y mantener fuertes nuestros huesos; cuidamos cada aspecto de nuestro cuerpo. Sin embargo, las largas jornadas de trabajo, el uso incorrecto de equipos y espacios, y las malas posturas que a veces adoptamos, pueden alterar nuestro bienestar y provocar dolores de cabeza, de espalda, contracturas y hasta lesiones biomecánicas.

La buena noticia es que esta situación se puede revertir: mejorar la postura en nuestros lugares de trabajo es en realidad fácil, siempre y cuando estemos dispuestas a realizar algunos ajustes.

Si trabajas sentada:

Pasar mucho tiempo frente a una pc suele acarrear dolores de espalda, problemas de circulación en las piernas y cansancio en la vista. Para contrarrestar estos malestares te recomendamos:

Sentarte manteniendo el tronco y la cabeza en una línea recta, con los hombros alineados y relajados. Es conveniente que tu espalda esté apoyada en el respaldo del asiento en todo momento. Tu mirada debe coincidir con la parte superior de la pantalla, a unos 60 centímetros de distancia. Si sentís que tus ojos se secan, mantenelos humectados con gotas de lágrimas artificiales.
Además, es necesario estirar la espalda de vez en cuando y levantarse de la silla cada hora. Podés aprovechar estas pausas para ir al baño, tomar un vaso de agua o un café, y charlar con tus compañeros.

Si trabajas de pie:

Pasar muchas horas de pie puede generar dolor en las piernas, callos en los talones, y dolor de cintura. Para evitar estos síntomas podés:

Utilizar calzado cómodo, con 3 o 4 centímetros de tacos o plataforma. Lo ideal es usar zapatos o zapatillas con arco y que no sean muy ajustados. Es conveniente que cada tanto tomes asiento para descansar las piernas y que alternes tu postura regularmente, cambiando el peso de un pie a otro.