Noticias

¿Cada cuánto tiempo es recomendable realizar una densitometría ósea?

Te contamos cuáles son los plazos estipulados para este estudio.


La prueba de densidad mineral ósea o densitometría ósea es un estudio que se realiza para el diagnóstico de la osteoporosis y la evaluación de los avances en su tratamiento con suplementos de calcio.

Por lo general se recomienda realizar el primer control de Densitometría ósea alrededor de los 45 años de edad para las mujeres y de los 60 años para los hombres. Sin embargo, aquellas mujeres con factores de riesgo asociados deben realizar controles más tempranos para detectar rápidamente la disminución de la masa ósea e iniciar un tratamiento que permita preparar mejor a la paciente para su etapa postmenopáusica.

Si bien no hay un consenso absoluto entre los especialistas con respecto al tiempo concreto que debe transcurrir entre una prueba y la siguiente, una vez que se ha iniciado un tratamiento para tratar la osteoporosis o la osteopenia, se suele realizar una densitometría de control cada 1 o 2 años, que acompañada de la evaluación clínica y otros parámetros, permitirá indicar si el tratamiento está siendo efectivo o no.

Los pacientes en los que se detecta Osteoporosis, pueden ser monitorizados incluso en plazos más cortos, de entre 6 y 8 meses. Mientras que en casos de diagnóstico de Osteopenia, los controles se realizarán en lapsos no mayores a 1 año para los niveles moderados o avanzados, y no mayores a 2 años para casos iniciales. Por último, en pacientes con resultados dentro de los límites normales, se pueden plantear lapsos de hasta 3 años.

No se recomiendan controles en un mayor lapso de tiempo, pero siempre será el profesional médico quien determine los tiempos de control basándose en otros antecedentes clínicos, factores de riesgo, niveles de masa ósea, fármacos que ingiere el paciente, si ya ha tenido fracturas, etc.

En definitiva, la densitometría es una herramienta de prevención en la que los médicos pueden apoyarse para recomendar un tratamiento contra la Osteoporosis, pero más allá de este estudio, es fundamental que comencemos a cuidar la salud de nuestros huesos desde temprano, llevando una vida activa, realizando ejercicio e ingiriendo los niveles recomendados de calcio y Vitamina D3.