Noticias

¿Cuáles son las consecuencias de la osteoporosis?

¿A qué se atiene una persona que sufre esta enfermedad? ¿Cómo prevenir estas consecuencias?


Cuando la osteoporosis no se trata, comienza a evolucionar progresivamente y puede acarrear consecuencias permanentes para quien la sufre, desde la aparición de fracturas óseas frecuentes, pasando por una reducción de la estatura, hasta la formación de una joroba (cifosis). Además, el paciente debe convivir con los dolores que derivan de las fracturas.

El dolor permanente que sufren los pacientes y la consecuente capacidad limitada de movimientos, pueden perjudicar considerablemente la calidad de vida, ya que suelen significar  que el afectado necesitará ayuda y cuidados constantes.

En las mujeres con osteoporosis acontecida tras la menopausia (conocida como osteoporosis posmenopáusica), las complicaciones suelen presentarse en forma de fracturas vertebrales. Mientras que en la denominada osteoporosis senil, que afecta a ambos sexos, son frecuentes las fracturas del cuello del fémur.

Las personas mayores con osteoporosis pueden ver agravada su situación debido a enfermedades cardiovasculares y a una capacidad de reacción ralentizada, que puede llevarlos a sufrir un mayor riesgo de caídas.

Las fracturas relacionadas con la osteoporosis pueden tener un gran costo social, económico y afectar de forma notable al estado funcional de la persona al obstaculizar sus relaciones interpersonales. Además, las personas inmovilizadas presentan riesgos de sufrir complicaciones, como úlceras por presión, neumonía e infecciones del tracto urinario.

Afortunadamente, existen medidas preventivas que podemos tomar para mantener fuertes nuestros huesos y contrarrestar tanto el comienzo como el avance de esta grave enfermedad:

  • Ingerir las cantidades diarias recomendadas de calcio y Vitamina D3
  • Realizar ejercicio de forma regular (en especial aquel que implique la carga de peso).
  • Evitar el cigarrillo
  • Disminuir el consumo de alcohol