Noticias

¿Existe una relación entre la Osteoporosis y la depresión?

¿Cómo puede afectar nuestro ánimo a la salud de nuestros huesos?


 

Según un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de la Salud Mental de los Estados Unidos (NIMH), la depresión supone un riesgo significativo de padecer osteoporosis. El estudio se realizó en mujeres de edades comprendidas entre los 21 y los 45 años que sufrían depresión, con el objetivo de encontrar si existe relación entre una baja densidad ósea y este padecimiento Durante doce meses, los investigadores controlaron las pérdidas de hueso y los efectos de la depresión sobre el estado de salud, combinando una evaluación psicológica y un test de densidad mineral ósea.

Los resultados obtenidos confirman una fuerte relación entre depresión y osteoporosis, tras observar que esta enfermedad es más común entre mujeres con depresión que entre la población general.

La depresión afecta a un porcentaje considerable de la población mundial y se estima que la mitad de los casos no están diagnosticados y, por lo tanto, no son tratados. Sus síntomas incluyen pérdida de interés en el tiempo de ocio y en actividades que solían disfrutarse, falta de interés en el sexo, fatiga, sensación de falta de energía, dificultad de concentración, falta de memoria, incapacidad de tomar decisiones, insomnio, despertarse demasiado temprano o dormir más horas de lo normal, pérdida de apetito y peso o, por el contrario, apetito y peso desmedidos e irritabilidad, entre otros.

Aunque sus causas son poco claras, la depresión grave se asocia a anormalidades hormonales que pueden provocar también cambios en los tejidos, entre ellos el óseo. Los investigadores creen que los altos niveles de la hormona cortisol encontrados en los pacientes deprimidos, pueden contribuir a la pérdida de hueso.

En base a estos resultados, los médicos recomiendan realizar un test de masa ósea en pacientes con depresión cuando se presenten además, uno o más de los siguientes factores de riesgo: historial familiar de osteoporosis, fractura previa, delgadez o tabaquismo, con el objeto de adelantar la detección de la osteoporosis y su posible tratamiento con suplementos de calcio.

Lo importante ante la presencia de cualquiera de estos padecimientos es la prevención. Por eso, es fundamental consultar con un profesional médico, ya sea un traumatólogo en el caso de la osteoporosis, o un psicólogo para la depresión. Solo ellos son capaces de evaluar los riesgos y definir un tratamiento a seguir.