Noticias

¿Qué determina nuestra resistencia ósea?

Descubrí qué factores influyen en la resistencia de nuestros huesos.


La densidad ósea está determinada por la cantidad de hueso presente en nuestra estructura ósea. Por lo general, la resistencia de nuestros huesos es proporcional a esta densidad, que depende en gran medida de factores genéticos y ambientales que interactúan entre sí, favoreciendo o no el crecimiento óseo.

El punto máximo de densidad suele alcanzarse a los 25 años de edad y comienza a disminuir en un porcentaje anual alrededor de los 35, como parte natural del proceso de envejecimiento.

En las mujeres, uno de los factores determinantes en el mantenimiento de la densidad ósea son los niveles de estrógeno, que al disminuir durante la menopausia aceleran la pérdida. De hecho, entre los primeros 5 a 10 años de la menopausia, las mujeres pueden experimentar una pérdida de hasta un 4% de la masa ósea por año. Esto puede resultar en pérdidas de hasta un 30% de la masa ósea durante este período, condicionándolas a sufrir un tipo de osteoporosis llamada osteoporosis postmenopáusica.

Existen ciertos factores modificables y no modificables que condicionan la aparición de la osteoporosis. Entre ellos están los siguientes:

No modificables

Sexo: las mujeres tienen menos tejido óseo y tienden a perderlo más rápidamente que los hombres.

Edad: a mayor edad, mayor riesgo de osteoporosis, ya que los huesos se vuelven naturalmente menos densos y más débiles a medida que envejecemos.

Tamaño y constitución corporal: las personas de contextura pequeña son más proclives a padecer la enfermedad.

Historia familiar de osteoporosis: por ejemplo, tener una madre con una fractura de cadera duplica el riesgo de sufrir fractura de cadera.

Modificables

Dieta: una dieta baja en calcio y en vitamina D aumenta el riesgo de osteoporosis. Cuando la vitamina D3 es deficiente, el cuerpo no puede absorber cantidades adecuadas de calcio, como para prevenir la osteoporosis.

Estilos de vida poco sanos: como el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo, y la falta de ejercicio físico.

Condiciones médicas: el exceso de hormonas producidas por enfermedades como el hipertiroidismo (exceso de hormonas tiroideas), y el hiperparatiroidismo (exceso de la hormona paratiroidea, encargada de regular los niveles de calcio en la sangre). Algunas deficiencias hormonales y desórdenes alimenticios.

Ciertos medicamentos: estos incluyen el uso a largo plazo de la heparina (un anticoagulante), medicamentos anticonvulsivantes como fenitoína (Dilantin) y fenobarbital, y el uso a largo plazo de corticosteroides orales (como la prednisona).

Por estos motivos, es tan importante realizar cambios en nuestros hábitos que ayuden a prevenir la pérdida de masa ósea y así evitar la aparición de la osteoporosis.