Noticias

¿Qué es el Yoga Flow?

¿Qué beneficios tiene para el organismo? ¿Cómo contribuye a la salud de los huesos?


El Vinyasa Flow es una práctica que deriva de la mezcla del Ashtanga Vinyasa y el Hatha Yoga. Es originario de la India y fue adoptado rápidamente por Occidente debido a que se trata de un yoga dinámico que trabaja todos los músculos del cuerpo en secuencias divertidas y muchas veces muy exigentes, que se mueven al ritmo de la respiración.

Se trata de una gran alternativa, especialmente para quienes practican yoga desde hace tiempo, porque cuenta con series muy cambiantes y con clases que presentan nuevos desafíos en cada oportunidad. Las clases suelen comenzar con saludos al sol que ayudan al cuerpo a entrar en calor y a activar los músculos.

Luego siguen los “asanas” (posturas) que se mantienen solo por una inhalación o exhalación. Es decir, cuando llevamos aire a los pulmones, hacemos una postura y pasamos a otra al exhalar. De allí su nombre Flow (fluir, en inglés). Porque a lo largo de una hora, uno va fluyendo de una postura a otra, sosteniendo solo las que nos indica el instructor y por la cantidad de respiraciones que nos dice.

Durante cada sesión, el cuerpo se estira, transpira y elimina toxinas, cede ante la respiración y va logrando mayor profundidad con el correr del tiempo. La respiración no solo marca el ritmo, también nos ayuda a mantenernos centrados y muchas veces se usa para  reducir el dolor en ciertas posiciones muy comprometidas.

Al finalizar la clase, se siente un nivel de relajación difícil de alcanzar con otras actividades. Entre los beneficios para la salud general de este tipo de yoga, se encuentran: aumento del equilibrio, la flexibilidad y la fortaleza física, regularización de los sistemas respiratorio y cardíaco, estimulación de los órganos internos, expansión de los sentidos, aumento de la concentración, mejora de la masa ósea y la circulación, incremento de la sensación de felicidad.

Vale recordar que el Yoga es un ejercicio muy beneficioso para cualquier persona. El primer paso para realizarlo es encontrar el tipo de práctica ideal para cada una, teniendo en cuenta el momento de la vida en el que nos encontramos, ya que existen clases más intensas que otras, y algunas más focalizadas en lo espiritual. Además, es recomendable visitar a un médico antes de realizar cualquier actividad.