Noticias

Bailar: el ejercicio que no parece ejercicio

El baile es una manera fácil y entretenida de mantenerse en forma. ¿Sabías que además de ser divertido trae muchos beneficios para nuestra salud?


Cuando pensamos en hacer actividad física, muchas veces solo consideramos aquellos deportes asociados a la fuerza o la destreza. Esto hace que muchas personas que no se consideran a sí mismas amantes de los deportes se desmoralicen o se resignen a realizar una actividad que no los apasiona.

El baile suele ser considerado un hobby recreacional que solo realizamos en momentos de diversión, durante alguna fiesta o evento. Sin embargo, se trata de una forma estupenda de hacer ejercicio y sentirnos bien. Sin importar qué ritmo sea nuestro preferido, estilos como la salsa, el tango, el tap, la danza del vientre o el flamenco, entre otros, requieren de coordinación, fuerza, equilibrio y destreza, y pueden transformarse en nuestra actividad física de cabecera.

Bailar trae aparejados muchísimos beneficios para nuestra salud y nuestro ánimo, sobre todo si lo practicamos en forma regular (de 2 a 3 veces por semana). Te contamos los más importantes:

Fortalece tu sistema muscular: Mejora la postura y disminuye los dolores de espalda a la vez que mejora la flexibilidad. Dependiendo del tipo de baile que practiques, ayudás a fortalecer diferentes tipos de músculos y articulaciones.

Fortalece tus huesos: Muchos estilos de baile requieren de movimientos que ayudan a fortalecer huesos como la tibia, el peroné y el fémur. Una práctica regular puede disminuir la pérdida de masa ósea, previniendo de esta manera enfermedades como la osteoporosis y la artritis.

Estimula la actividad cerebral: Al aprender rutinas de baile y coreografías, mejorás tu memoria y tu habilidad de realizar varias tareas al mismo tiempo.

Beneficia la salud del corazón: Como todo ejercicio aeróbico, si se practica con regularidad, bailar puede ayudar a disminuir el ritmo cardíaco, la presión arterial y el nivel de colesterol en la sangre.

Ayuda a mantener un peso saludable: En media hora de baile se pueden quemar entre 200 y 400 calorías. Cada vez que practicás una rutina de baile estás dando cientos de pasos.

Aumenta tu autoestima y confianza en vos misma: Te pone en contacto con tu cuerpo y tu alma. Ayuda a que te sientas cómoda con tu apariencia física. Reduce el estrés y combate la depresión.