Noticias

Creencias erróneas sobre la Osteoporosis

Conceptos equivocados sobre esta enfermedad silenciosa.


 

El principal problema en la lucha contra la osteoporosis suele ser el desconocimiento popular de la enfermedad y su falta de síntomas, que impiden un diagnóstico temprano que permita luchar contra ella con eficacia. Porque esta enfermedad puede ser evitable,  con una serie de pautas y hábitos saludables. A continuación, repasamos algunos de los mitos sobre la osteoporosis tan extendidos como erróneos:

Solo la padecen las mujeres

Si bien es cierto que las mujeres tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis porque sus huesos suelen ser menos densos y las alteraciones hormonales de la menopausia pueden afectar a la densidad ósea; los hombres también son susceptibles de padecerla, y a partir de los 65 años el riesgo prácticamente se iguala, por lo que la prevención debe ser la misma.

Es una enfermedad de ancianos

La osteoporosis no tiene por qué estar necesariamente ligada a la edad de los pacientes. Hay múltiples factores causales como la celiaquía no diagnosticada, la diabetes, el alcoholismo, el tabaquismo, las enfermedades hepáticas graves, el hipertiroidismo, el estrés, factores genéticos, la vida sedentaria, la desnutrición, la falta de exposición al sol, entre otros.

Es una consecuencia inevitable de la edad

A partir de los 30 años nuestros huesos dejan de crecer y por lo tanto la actividad sustitutiva de las células óseas jóvenes puede ser menor, pero no necesariamente tiene por qué ser así. No todas las personas, ni específicamente todas las mujeres, experimentan esta enfermedad. Varía mucho en función de parámetros genéticos y raciales, pero también depende de los hábitos nutricionales y el tipo de vida que se lleva.

Produce dolores

Uno de los mayores problemas de la osteoporosis es que no produce ningún tipo de dolor, al contrario de lo que se cree, y este es el motivo por el que se la conoce como la epidemia silenciosa. El dolor de las fracturas no se le puede imputar, porque la rotura de un hueso puede ser una causa de la fragilidad que le provoca la osteoporosis, pero no un síntoma. Esta ausencia de síntomas hace que se diagnostique tarde y no se puedan aplicar los remedios adecuados para evitar su evolución y revertirla.

Estos son solo algunas de las creencias erróneas con respecto a esta enfermedad. Es importante recordar que, además del desconocimiento, las causas más importantes de su evolución son el sedentarismo y la deficiencia de nutrientes como el calcio y la Vitamina D3.
Por lo tanto, para hacerle frente y mantener huesos fuertes en cada etapa de nuestra vida es fundamental hacer ejercicio en forma habitual, ingerir los niveles recomendados diarios de calcio y evitar hábitos como el tabaquismo y el consumo de alcohol desmedido.