Noticias

Dolor de huesos

¿Qué lo provoca? ¿Cómo combatirlo?


 

El dolor de huesos puede darse por diversas razones, ya sea por el padecimiento de enfermedades como la artritis o la osteoporosis; o por la falta de nutrientes, debido a una dieta inadecuada, esfuerzos físicos extremos, traumatismos y lesiones, entre otras.

En la actualidad, se trata de una afección cada vez más común, que afecta a personas de diversas edades. Este dolor, suele ser más común entre las mujeres que entre los hombres, y dependiendo de su intensidad, puede llegar a limitar las actividades diarias.

La característica principal del dolor de huesos es la sensibilidad que provoca. Puede presentarse en uno o más huesos a la vez, principalmente en piernas, manos, brazos, pies y talones.

Comúnmente, se lo atribuye al envejecimiento o las temporadas de lluvia o humedad. Sin embargo, este tipo de dolor implica una anomalía seria, y es importante identificar sus causas.

El dolor de huesos puede ser agudo o crónico, y es necesario prestar atención a los síntomas para poder identificar qué tipo de dolor se está presentando.

Dolor de huesos agudo: es el que se presenta de forma repentina, generalmente como consecuencia de algún movimiento o traumatismo.

Dolor de huesos crónico: a diferencia del dolor agudo, el crónico, es aquel dolor que se presenta de forma recurrente, constante, y se puede deber a enfermedades como artrosis u osteoartritis, artritis, osteoporosis, traumatismos o lesiones en los huesos, osteomielitis o infección de los huesos.

El tratamiento recomendado será en base al tipo de dolor que se presente (agudo o crónico). En el caso del dolor de huesos agudo, el médico puede recetar analgésicos y reposo.

Si, en cambio, se trata de un dolor crónico, puede ser necesaria la indicación de antiinflamatorios, antibióticos, o suplementos dietarios, además de un tratamiento específico indicado por el especialista.