Noticias

Ejercicios fáciles para mejorar el equilibrio

Descubrí los beneficios de esta rutina de ejercicios para la salud ósea.


A diferencia de lo que suele pensarse, el equilibrio no es algo que se dé naturalmente sino que requiere de práctica. Para mantener un buen balance se necesitan músculos tonificados, huesos fuertes y agilidad. A continuación, te contamos qué ejercicios podés realizar para fortalecer las partes del cuerpo involucradas en el sostén y el equilibrio. Antes de realizarlas, no olvides consultar con tu médico, en especial si hace mucho que no realizás ejercicio.

Flexiones de rodilla

Comenzá parándote con los pies juntos. A continuación, flexioná las rodillas a medida que llevás la cola hacia atrás. Lo importante de este ejercicio es mantener juntas las rodillas y los talones sobre el piso. Repetí el ejercicio 10 veces.

Caminar en puntas de pie

Elevando los talones, llevá el peso de tu cuerpo hacia adelante, apoyándote sobre los metatarsos. Avanzá 10 pasos, girá sin apoyar los talones, y repetí el ejercicio 5 veces.

Balanceo sobre una pierna

Estando de pie, elevá unos centímetros una de tus piernas mientras la otra se mantiene recta y con la rodilla trabada. Sostené la posición durante 10 segundos y cambiá de pierna.

Caminata sobre talones

Levantá los dedos de los pies y mantené las piernas estiradas sin trabar las rodillas. Mirando hacia el frente, da 10 pasos apoyando el peso del cuerpo sobre tus talones. Girá y repetí el ejercicio 5 veces.

De sentada a parada

Para este ejercicio vas a necesitar una silla firme. Tomá asiento con el torso erguido, reclínate un poco hacia adelante y andá poniéndote de pie lentamente hasta quedar parada. Repetí el ejercicio 10 veces. Podés ayudarte apoyando las manos sobre la silla.

Caminata hacia atrás

Parate con el torso erguido mirando hacia adelante. Da 10 pasos hacia atrás apoyando primero la zona del metatarso y luego el talón. Girá y repetí el ejercicio en la dirección opuesta.