Noticias

El arte de empacar para las vacaciones

Descubrí los mejores tips para optimizar espacio y no olvidar nada importante a la hora de viajar.


Si bien empacar para nuestras vacaciones puede parecer algo sencillo y sin mayores complicaciones, existen algunos trucos para ahorrarnos algún que otro dolor de cabeza.

Para empezar, es conveniente elegir el tipo de equipaje que mejor se adapte a nuestras necesidades. Para eso, debemos considerar la cantidad de días que viajamos, el clima del lugar al que nos dirigimos, e incluso los regalos y suvenires que pensamos traer a nuestros seres queridos. En base a la cantidad de espacio que necesitemos, podemos viajar con una mochila, un bolso pequeño, o con una valija bien espaciosa.

Hacer una lista de lo que necesitaremos, no solo nos ayudará a no cargar con cosas innecesarias, sino que es muy útil para controlar que no olvidamos nada al momento de retornar.

A la hora de empezar a guardar, es necesario aprovechar al máximo el espacio. Podemos ubicar las prendas más delicadas y de géneros que tienden a arrugarse a lo largo, estirándolas. Por el contrario, las prendas pequeñas o la ropa interior pueden quedar para rellenar los huecos que nos queden al final.

Para el calzado podemos utilizar bolsas de plástico, que no solo evitarán que entre en contacto con el resto de nuestra ropa, sino que contribuirán a que ocupe menos espacio. Otra excelente forma de ahorrar lugar y evitar las arrugas en pantalones y remeras es estirar bien las prendas para luego ir enrollándolas de a poco hasta formar una especie de “tubo”.

Un caso aparte es nuestro bolso de mano. En él debemos incluir la documentación y pasajes (si los hubiera), elementos de aseo personal (sobre todo si tenemos viajes largos), medicamentos o suplementos dietarios, cámaras de fotos o filmadoras y algún abrigo, ya que por lo general en los medios de transporte la temperatura suele disminuir.