Noticias

Entrenamiento Funcional

¿Qué es y qué beneficios aporta esta novedosa disciplina?


 

El entrenamiento funcional va ganando cada vez más adeptos en los gimnasios. Se trata de una forma de actividad física que, basándose en ejercicios cortos y de gran intensidad, permite generar un alto gasto calórico en poco tiempo. Contribuye a mejorar la flexibilidad, movilidad y equilibrio del cuerpo; a la vez que se queman grasas, se fortalecen los huesos y se desarrolla masa muscular.

Este tipo de entrenamiento permite convertir las clases tradicionales en sesiones cortas, dinámicas, efectivas y entretenidas. Se habla de funcionalidad porque para realizarlo se utilizan los movimientos de la vida diaria adaptados a un programa planificado de ejercicios.

Cuando hablamos de sesiones cortas, no estamos exagerando. Se necesitan sólo 30 minutos por clase para sentir que todo nuestro cuerpo está trabajando. Y los resultados se notan a la brevedad, en especial si acompañamos el ejercicio con una alimentación saludable.

Una de los rasgos distintivos de estas clases es el uso de ejercicios de suspensión. Los salones de entrenamiento funcional suelen tener bandas elásticas colgadas del techo o de algún elemento fijo con las que se puede trabajar todo el cuerpo en un sinfín de movimientos. El trabajo en suspensión requiere la tensión permanente de las sogas a través de la combinación del ángulo en que se coloca la persona y el tipo de agarre (ya sea con manos o piernas) a la hora de ejercitar. Esta actividad requiere mucha estabilidad y fuerza en la zona media del cuerpo, lo que permite trabajar toda la musculatura abdominal.

Cualquier persona puede entrenar funcionalmente de acuerdo a sus necesidades y objetivos. Sin embargo, es importante consultar con nuestro médico y que cuando nos acerquemos por primera vez a una clase, solicitemos a los entrenadores que armen un programa  a nuestra medida, con ejercicios que vayan aumentando la dificultad en forma paulatina y siempre bajo su supervisión.

Los principales beneficios de esta clase de entrenamiento incluyen:

  • Mayor gasto calórico que favorece la disminución de grasa corporal.
  • Mejora de la movilidad general, tanto articular como muscular.
  • Fortalecimiento de músculos secundarios y adyacentes, contribuyendo a las habilidades motrices: agilidad, coordinación y equilibrio.
  • Mejora de la postura corporal, gracias a los ejercicios de rotación en la zona media.
  • Al utilizar distintos materiales y movimientos, resulta un entrenamiento lúdico y entretenido.