Noticias

Factores que nos ponen en riesgo de padecer Osteoporosis

¿Cómo podemos prevenir la enfermedad?


 

Nuestro cuerpo está constantemente regenerando tejido óseo. Pero con el paso del tiempo, este proceso de reconstrucción se vuelve cada vez menos eficiente. Las causas que determinan la deficiencia de esta función se denominan “factores de riesgo”, y con los años, dichos factores pueden derivar en una excesiva pérdida de calcio que debilite los huesos y genere Osteoporosis. He aquí algunos de los más importantes:

Sexo: si bien la Osteoporosis puede presentarse en hombres, su incidencia es mucho mayor en  las mujeres. Esto se debe a que nuestros huesos suelen ser más pequeños y susceptibles a los cambios hormonales que padecemos durante la menopausia.

Edad: los huesos se vuelven  menos densos con la edad, mientras más años cumplimos, mayor es el riesgo de tener osteoporosis.

Historia Familiar: si un miembro de nuestra familia tiene o tuvo Osteoporosis, o padeció una fractura de hueso debido a la enfermedad, hay una mayor probabilidad de que también la  padezcamos.

Fracturas previas: las personas que han sufrido una fractura después de los 50 años tienen un alto riesgo de tener otra fractura posteriormente.

Alimentación deficiente: consumir cantidades menores a las recomendadas de Calcio y Vitamina D puede aumentar el riesgo de Osteoporosis. La vitamina D es importante porque ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Una dieta adecuada en proteínas y otras vitaminas y minerales también es esencial para la salud ósea.

La inactividad física o sedentarismo: no hacer ejercicio y estar inactivo o permanecer en la cama durante largos períodos de tiempo puede aumentar el riesgo de desarrollar Osteoporosis. Al igual que los músculos, los huesos también se vuelven más fuertes con el ejercicio.

Fumar: los fumadores pueden absorber menos calcio en sus dietas. Además, las mujeres que fuman tienen niveles más bajos de estrógeno en sus cuerpos (lo que aumenta el riesgo de Osteoporosis).

Ciertos medicamentos: algunos medicamentos pueden causar pérdida de masa ósea. Estos incluyen: glucocorticoides, que se utilizan para el control de enfermedades como la artritis y el asma; algunos fármacos anticonvulsivos; algunos medicamentos que tratan la endometriosis, y algunos fármacos utilizados contra el cáncer. Es importante consultar con nuestro médico acerca de los medicamentos que ingerimos y lo que podemos hacer para proteger nuestros huesos.

Si bien hay ciertos factores que no podemos modificar, la prevención pasa por llevar una vida sana que incluya el ejercicio y la ingesta de los valores recomendados de Calcio y Vitamina D3. De esta manera, podremos mantener fuertes nuestros huesos por mucho más tiempo.