Noticias

Factores y signos que pueden determinar una deficiencia de Vitamina D

¿Por qué esta vitamina es fundamental para nuestra salud?


 

La deficiencia de vitamina D predomina en los adultos de todas las edades que limitan sus actividades al aire libre. Algunos estudios revelan que cerca del 50 por ciento de la población general está en riesgo de tener deficiencia de vitamina D, y este porcentaje aumenta cuando se considera a los pacientes de alto riesgo, como los adultos mayores.

Algunos de los signos y factores que podrían determinar una deficiencia de vitamina D son:

Ser mayor de 50 años: a medida que envejecemos, la capacidad de producir Vitamina D como respuesta a la exposición al sol disminuye. Al mismo tiempo, los riñones se vuelven menos eficientes para convertir la Vitamina D en su forma biológicamente activa

Tener Sobrepeso u Obesidad: la Vitamina D es soluble en grasa que la mantiene atrapada, lo que significa que a mayor cantidad de grasa corporal necesitaremos incorporar mayor cantidad de Vitamina D.

Sentir dolor en los huesos: los dolores corporales en combinación con la fatiga, son signos clásicos de osteomalacia (una enfermedad metabólica que promueve la desmineralización de los huesos) por deficiencia de vitamina D. Este déficit genera un dolor de huesos punzante y persistente.

Sentirse triste todo el tiempo: la serotonina, la hormona cerebral que se asocia con el estado de ánimo, aumenta con la exposición a la luz brillante y disminuye con la poca exposición al sol.

Estudios científicos han demostrado los efectos positivos de la vitamina D en la salud mental de pacientes de edad avanzada porque estaría involucrada en el metabolismo de la serotonina

Padecer problemas intestinales: como la vitamina D es soluble en grasa, los problemas gastrointestinales que afectan la capacidad de absorber grasas pueden dificultar también la absorción de esta vitamina. Entre las condiciones que pueden propiciar esta dificultad se encuentran la enfermedad de Crohn, la sensibilidad al gluten, y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Además, al optimizar nuestros niveles de vitamina D no solo ayudamos a mantener fuertes nuestros huesos sino que podemos prevenir enfermedades cardíacas, autoinmunes y problemas de salud mental, además de combatir infecciones, bacterias y virus.

Por eso, recordemos la importancia de consultar al médico regularmente.