Noticias

Guía para un verano saludable

Aprendé cómo seguir cuidando de tu salud durante la época de vacaciones.


Generalmente, los meses previos al verano suelen ser el momento elegido por muchas mujeres para empezar a cuidar de su alimentación y a ejercitarse, con el objetivo de sentirse bien durante la época vacacional. Y por supuesto que no hay nada de malo en ello; al fin y al cabo, cualquier momento del año es bueno para comenzar a cuidar de nuestra salud. Pero es recomendable que la llegada de nuestras vacaciones no se convierta en una traba para continuar con los buenos hábitos.

Es sabido que cuando empieza el receso de nuestras actividades, la rutina cambia considerablemente. Es común que le dediquemos más tiempo a salir a comer afuera y a descansar, ya sea relajándonos en la playa, yendo a visitar a nuestros seres queridos, o disfrutando de todas las series de tv que no pudimos ver por falta de tiempo durante el año. En definitiva, las vacaciones son para desconectarnos de nuestras obligaciones y pasarla bien, lo cual no significa que dejemos de dedicar un tiempo al ejercicio físico, ni que comer de forma saludable sea incompatible. La clave está en encontrar un equilibrio para poder hacer ambas cosas, mientras disfrutamos. De esta manera, costará mucho menos regresar a la rutina, tras las vacaciones. Aquí te dejamos algunas alternativas que pueden ayudarte a seguir cuidando de tu salud durante el verano:

El gimnasio no lo es todo: si tenemos acceso a una pileta o si decidimos vacacionar en la playa, ¿por qué no aprovechar para nadar unos 30 minutos al día? La natación es un ejercicio muy completo que pone a trabajar todos los músculos de nuestro cuerpo. Y no hay nada más refrescante que un buen chapuzón cuando las altas temperaturas agobian.

Salí a caminar por la playa: andar en la arena es bueno para el sistema circulatorio y linfático y tonifica los músculos, lo que a su vez ayuda a fortalecer nuestros huesos.

Perdete entre la naturaleza: realizar caminatas entre las sierras, o en medio del bosque, no solo es una excelente forma de recorrer hermosos paisajes, sino que permite sumergirte en la naturaleza y hacer ejercicio físico. Para que sea mucho más entretenido, hacelo en compañía de familiares o amigos.

Empezá el día con energía: el desayuno es la comida más importante del día y el mejor momento para nutrir tu cuerpo. Si tenés compromisos o sabés que las opciones de alimentos saludables pueden escasear durante el resto de la jornada, podés aprovechar el desayuno para por lo menos tener una comida saludable al día.

Elegí lo mejor para tu salud: por regla general, los restaurantes tienen opciones saludables en sus cartas. Dentro de las opciones disponibles, intentá elegir comida que sea fresca, de temporada y de la zona, como un pescado a la plancha, verduras y ensaladas.