Noticias

Hidropilates: un ejercicio refrescante y saludable

¿Cómo puede beneficiar nuestra salud?


 

Cuando creíamos que los beneficios de Pilates no podían ser mayores, alguien decidió asociar a esta reconocida disciplina con el agua y revolucionó el mercado del fitness con una técnica llamada Hidropilates. Desarrollada en los Estados Unidos a principios del 2000 por el profesor de gimnasia Ann Anthony, el Hidropilates incluye movimientos de fortalecimiento y elasticidad que contribuyen a mejorar la fuerza muscular y la densidad de los huesos, ejercitar el sistema cardiovascular, corregir la postura y aliviar el estrés, entre otras cosas.

El agua suaviza los ejercicios del método tradicional, proporcionando un mayor equilibrio y facilidad. Por eso, algunas personas que no están en condiciones de realizar la actividad en el suelo se pueden animar a desarrollar la técnica con más seguridad en la piscina. Además, sus ejercicios se adaptan a todas las edades y están especialmente recomendados para personas con lesiones o problemas musculares, embarazadas, gente de la tercera edad y quienes, además de transpirar, desean realizar una actividad física de bajo impacto pero que les garantice buenos resultados.

El Hidropilates fortalece los músculos, especialmente los abdominales, mejora la respiración, la coordinación, la toma de conciencia corporal, y garantiza una mayor flexibilidad. Por todos estos motivos, hoy en día se utiliza en diversas terapias de rehabilitación. Además, esta actividad física enmienda la postura y mejora la coordinación motora, el equilibrio y la alineación del cuerpo; reduce dolores y espasmos musculares; aumenta la fuerza y la movilidad articular; y mejora el tono muscular, y por ende, la densidad de los huesos gracias a que en el agua se trabaja con una resistencia 12 veces mayor que en tierra firme.

La mayoría de las sesiones tienen una duración de 40 minutos e incluyen 15 minutos de trabajo cardiovascular, 15 de Pilates y 10 de estiramiento. Algunos de los ejercicios diseñados para fortalecer las articulaciones se hacen con dispositivos de flotación que proporcionan apoyo y seguridad en el agua.

Como con cualquier otra actividad física, es recomendable consultar con nuestro médico de confianza antes de realizarla, para que él nos indique si se adapta a nuestras capacidades y necesidades.