Noticias

Hormonas y osteoporosis ¿Cuál es su papel en la densidad de los huesos?

¿Cómo fluctúan a lo largo de la vida?


 

Ciertas hormonas juegan un papel preponderante en la densidad de los huesos.
A lo largo de la vida, las alteraciones normales del organismo o algunas patologías, pueden determinar una variación en sus niveles que, con el tiempo incrementan el riesgo de sufrir osteoporosis. A continuación, las enumeramos y te contamos cómo repercuten sus fluctuaciones en la salud de los huesos:

Estrógenos

Cuando se alcanza la menopausia, los ovarios de una mujer producen cantidades significativamente menores de estrógenos. Lo mismo sucede en aquellos casos en los que los ovarios deben ser extirpados quirúrgicamente, o ante el exceso de ejercicio físico o desórdenes alimenticios.
Esta pérdida de estrógenos se traduce en una disminución significativa de la protección ósea que dicha hormona provee. Es decir, que a menor cantidad de estrógenos, mayor es la posibilidad de una reducción en la densidad de los huesos.

Testosterona

En el caso de los hombres, también en su organismo se produce la disminución de una hormona a medida que envejecen: la testosterona. Los niveles más bajos de testosterona también pueden contribuir a la pérdida ósea.

Cortisol

Otra de las hormonas que tiene incidencia en la pérdida de densidad ósea es el cortisol. Las personas que sufren el denominado Síndrome de Cushing poseen un exceso de cortisol que puede afectar considerablemente la pérdida de densidad ósea. Lo mismo sucede con quienes realizan un tratamiento prolongado con medicación corticosteroide (esteroides) como la prednisona y la cortisona, empleadas en el tratamiento de enfermedades inflamatorias.

Tiroides

El desequilibrio hormonal de la glándula tiroides es otro de los factores desencadenantes de osteopenia u osteoporosis.
Una glándula tiroides hiperactiva, el crecimiento de una o más glándulas paratiroides, o una alta producción de hormonas paratiroides, favorecen la disminución de la densidad ósea. Esto también ocurre en el caso de presentarse enfermedades como la diabetes y la hiperprolactinemia, en que la glándula pituitaria genera un exceso de prolactina.

Hormonas sexuales

Cuando se producen severos trastornos en la alimentación, como en las personas que sufren de anorexia nerviosa, también hay un alto riesgo de pérdida de la densidad ósea. En este caso se debe en parte a la disminución de la producción de hormonas sexuales, y en parte a las profundas carencias nutricionales que derivan de esta clase de trastornos alimenticios.