Noticias

La celiaquía y la salud de los huesos

Los problemas digestivos de la celiaquía pueden influir en la absorción de calcio.



Las personas celíacas, sobre todo antes de ser diagnosticadas y comenzar a seguir una dieta libre de gluten, suelen presentar problemas en la absorción de nutrientes.

Esto se debe a que el organismo del celíaco provoca reacciones que dificultan la absorción de nutrientes: entre ellos, el calcio y la Vitamina D3. En definitiva, el gluten impide que los celíacos puedan digerir correctamente las vitaminas y los minerales necesarios para tener unos huesos fuertes y sanos.

La intolerancia al gluten provoca una alteración en el sistema metabólico. En el caso de los celíacos, el aumento de las citoquinas inflamatorias genera un aumento de la destrucción ósea que, con el tiempo, puede desencadenar la aparición de osteoporosis.

La mejor manera de prevenir la osteoporosis en los celíacos es el diagnóstico rápido de la enfermedad celíaca. Cuanto antes se inicie la dieta sin gluten, menores serán las complicaciones óseas que puedan tener en la edad adulta.

En el caso del diagnóstico de celiaquía cuando se es adulto, es bueno estudiar si hay antecedentes familiares con problemas óseos y realizar una prueba que permita medir la densidad de masa ósea.

Si los médicos observan que hay una densidad baja y existe riesgo de tener complicaciones, normalmente recomiendan la ingesta de suplementos de calcio y vitamina D3.