Noticias

La importancia del equilibrio para la salud de los huesos

¿Cómo puede ayudar en la prevención de la osteoporosis?



La mayoría de las mujeres solemos enfocarnos en hacer ejercicio y llevar una dieta balanceada para mantenernos saludables, pero solemos dejar en segundo plano una de las claves para la salud ósea: el equilibrio.

La falta de equilibrio es uno de los mayores causantes de caídas en mujeres de más de 45 años. Al tratarse de un rango etario cuya densidad ósea tiende a disminuir como consecuencia de la menopausia, estas caídas pueden provocar fracturas de cadera u otros huesos.

Por suerte, existen muchas formas de mejorar el equilibrio. A continuación, enumeramos algunas de las más efectivas:

Fortalecimiento muscular

La fuerza de los músculos abdominales es esencial para el equilibrio. Lo mismo sucede con los glúteos y los cuádriceps, los encargados de llevar nuestro peso cuando caminamos.
Para fortalecer estos músculos podemos realizar levantamientos con nuestras piernas, agregando resistencia con bandas elásticas o tobilleras.

Tai chi y Yoga

Tanto el Tai chi como el yoga son prácticas que demandan atención del control y la calidad de los movimientos que realizamos. Esto es muy beneficioso para el equilibrio. En el Tai Chi se realizan movimientos lentos y fluidos en los que el peso se traslada de una pierna a la otra.
El Yoga, por su parte, incorpora una serie de posturas y ejercicios de respiración focalizados. Ambos ayudan a aumentar la flexibilidad, el rango de movimientos, la fuerza de los músculos de las piernas y la zona media del cuerpo y los reflejos. Como resultado, logramos un mayor equilibrio en diferentes posiciones que puede ayudar a prevenir caídas.

Fisioterapia

La terapia física enfocada en el equilibrio se basa en la habilidad de las articulaciones y el cerebro para comunicarse, el sistema vestibular (oído) y la visión. Así, y siempre de la mano de un kinesiólogo o fisiatra, se realizan ejercicios que requieran coordinación, como sostenerse en un pie con los ojos cerrados. También se trabaja la flexibilidad de las articulaciones con ejercicios para fortalecer las extremidades inferiores.