Noticias

Lo que nuestra boca dice sobre la Osteoporosis

Las señales que nuestra salud bucal puede darnos sobre el estado de los huesos.


La Osteoporosis debilita los huesos al reducir su densidad. Si bien el trastorno puede afectar a personas de cualquier sexo y edad, la amplia mayoría de las pacientes que la sufren son mujeres mayores de 50 años. Se trata de una enfermedad difícil de detectar, y por lo general, quienes la padecen no reciben un diagnóstico preciso hasta que tienen una fractura.

Pero una visita al dentista podría ayudar a detectar ciertos síntomas, como pérdida de piezas dentarias o enfermedades de las encías, que están asociados a la pérdida de calcio y suelen indicar un estado temprano de Osteoporosis. Por eso, es importante que visitemos al odontólogo de forma regular y lo mantengamos informado acerca de nuestro historial médico.

Nuestra historia le permitirá conocer información acerca de factores de riesgo como una predisposición genética, deficiencia de calcio, si somos o no fumadores, si alcanzamos la menopausia, o si llevamos un estilo de vida sedentario, entre otros. En base a estos datos, el dentista estará atento a los siguientes signos que pueden advertir la presencia de Osteoporosis:

Pérdida de masa ósea en la mandíbula y los dientes: comparar las radiografías dentales de un año a otro puede dar cuenta de una disminución en la masa ósea de la mandíbula y los huesos alrededor de los dientes, que podrían indicar la primera etapa de la enfermedad.

Pérdida de dientes: las personas con baja densidad mineral ósea tienden a perder más piezas dentales.

Dentaduras postizas flojas o difíciles de colocar: en ocasiones, la pérdida de masa ósea puede agravarse tanto que resulta imposible crear dentaduras postizas que funcionen.

Enfermedad de las encías: esta enfermedad contribuye a la pérdida de masa ósea y puede ser un indicador para el diagnóstico de una enfermedad subyacente como la Osteoporosis.

Si nuestro odontólogo sospecha de la presencia de esta enfermedad, seguramente nos derivará a médico para que este realice los estudios correspondientes e indique un tratamiento que permita restituir la salud de nuestros huesos.