Noticias

Los cambios de peso y la osteoporosis

¿Cómo afectan las dietas mágicas y los cambios bruscos de peso a la salud de los huesos?


Se ha demostrado que las pérdidas de peso asociadas a una ingesta menor de calorías podrían estar directamente relacionadas con una reducción de la densidad ósea, daño en los huesos que constituye uno de los principales factores de riesgo de osteoporosis y, por lo tanto, de fracturas.

En cambio, se ha visto que adelgazar a través de la práctica de ejercicio no produce el mismo efecto nocivo en los huesos, incluso si no se realizan cambios en la alimentación.

Por este motivo, los expertos destacan que la combinación de una dieta apropiada y ejercicio físico es la forma más saludable de bajar de peso.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Washington, quienes pretenden bajar de peso exclusivamente a través de la dieta, disminuyen su densidad ósea en la zona inferior de la columna, la cadera y la parte superior del fémur, las zonas más susceptibles de fractura en la tercera edad.

Pero además, se comprobó que las oscilaciones de peso que muchas personas tienen a lo largo de sus vidas, producto de las dietas “mágicas”, afectan directamente a la densidad de los huesos. Esto se debe a que, ante la falta de reservas, el organismo obtiene calcio y energía de los huesos, cartílagos y músculos.

Por eso es importante que, al comenzar un plan de descenso de peso, lo hagamos en forma gradual, a través de una dieta balanceada y siempre bajo la supervisión de un nutricionista que pueda organizar un plan de comidas personalizado y acorde a nuestras necesidades. De esta forma, no solo lograremos alcanzar un peso saludable sino que estaremos contribuyendo a cuidar la salud de nuestros huesos.