Noticias

Los mejores tipos de ejercicio para fortalecer los huesos

¿Cuáles son las actividades físicas que más favorecen a la salud ósea?


 

El ejercicio provee una gran cantidad de beneficios para la salud.  si bien toda actividad física es recomendable, existen algunas que pueden tener efectos positivos más notorios que otras sobre la densidad de los huesos.

Antes de realizar cualquier clase de ejercicio, es fundamental consultar con un profesional médico que determine cuáles son los más adecuados para nuestra capacidad física y edad. A continuación, enumeramos algunas de las actividades que más repercuten sobre la salud ósea:

Entrenamiento de fuerza

Aquí se incluye al uso de pesas, bandas elásticas de resistencia o del propio cuerpo para fortalecer todos los grupos importantes de músculos, en especial los de la espina dorsal (que contribuyen a mejorar la postura). Es importante que si se utilizan máquinas con peso siempre se haga bajo la supervisión de un entrenador que pueda planear una rutina a medida de cada persona, según su capacidad y tolerancia; además de mostrar la forma y técnica correcta para cada ejercicio con el objetivo de prevenir lesiones.

Actividades aeróbicas con peso

Las actividades aeróbicas con peso implican hacer ejercicio  parado soportando el propio peso con los huesos. Algunos ejemplos incluyen: caminar, bailar, aeróbicos de bajo impacto, máquinas de entrenamiento elíptico y subir escaleras.
Esta clase de ejercicio repercute directamente sobre los huesos, en especial los de las piernas, caderas y baja espina dorsal, contribuyendo a enlentecer la pérdida de calcio. Además, proporcionan beneficios cardiovasculares, que aumentan la salud del sistema cardíaco y circulatorio.


Flexibilidad

Ser capaz de mover las articulaciones en su amplitud completa ayuda a conseguir una mayor movilidad, además de prevenir lesiones  y reducir el riesgo de sufrir artrosis.
Siempre es mejor realizarlos después de otro tipo de trabajos físico, cuando los músculos siguen calientes: al final de la sesión de ejercicios, por ejemplo, o después de un calentamiento de 10 minutos. Deben hacerse en forma suave y paulatina, evitando los rebotes.

Ejercicios de estabilidad y equilibrio

La prevención de caídas es importante para las personas con riesgo de sufrir osteoporosis y con una densidad ósea disminuida. Los ejercicios de estabilidad y equilibrio ayudan a fortalecer los músculos y a prevenir caídas. Entre este tipo de ejercicios podemos destacar al Yoga y el Tai Chi.