Noticias

Medidas de prevención para la salud ósea

Conocé qué hábitos podés incorporar para contribuir a la salud de tus huesos.


Los huesos juegan un papel muy importante en nuestra vida. Nos dan soporte y permiten que nos movilicemos, protegen de lesiones a órganos vitales como el cerebro y el corazón, entre otros; y hasta almacenan minerales como el calcio o el fósforo que no solo ayudan a mantener los huesos fuertes, sino que son liberados hacia otros órganos cuando son requeridos para cumplir distintas funciones.

Por eso, es importante cuidarlos desde muy temprana edad para contribuir a mantenerlos sanos y fuertes.

Para lograrlo, es necesario incorporar ciertas prácticas saludables a nuestra rutina diaria que ayuden a conservar nuestra masa ósea. Cabe recordar que la pérdida de hueso aumenta considerablemente en las mujeres después de los 45 años. A continuación, enumeramos algunas de las medidas de prevención que pueden ayudar a mantener fuertes nuestros huesos por mucho más tiempo:

  • Ingerir los niveles recomendados diarios de calcio y vitamina D: para las mujeres de entre 19 y 50 años, el nivel recomendado de calcio diario es de 1000 mg, mientras que el de Vitamina D es de 600Ul.
  • Hacer ejercicio con peso de forma frecuente: al igual que los músculos, los huesos pueden fortalecerse a través del ejercicio. Los mejores ejercicios para ello son los de resistencia y carga, como caminar, subir escaleras, levantar pesas y bailar. Además, el ejercicio no sólo mejora la densidad ósea, sino también el equilibrio.
  • Llevar un estilo de vida saludable: las personas que fuman deberían intentar abandonar el cigarrillo. Las que toman alcohol, controlar las cantidades.
  • Hablar con un profesional médico sobre la salud de los huesos. Repasar los factores de riesgo y consultar acerca de la necesidad de una prueba de densidad ósea, y de un tratamiento con suplementos dietarios de calcio.
  • Evitar las caídas: La mayoría de las caídas se pueden prevenir. Es importante revisar nuestro hogar en busca de peligros como alfombras arrugadas o sueltas y mala iluminación.

Todas estas precauciones contribuirán a conservar nuestra salud ósea y nos permitirán llevar una vida más saludable.